Artículo de Toni Roderic: Carta abierta a Rafael Hernando. Racismo e islamofobia

Miércoles, 29 Marzo 2017
Autor: Toni Roderic

Toni Roderic (Federación Los Verdes)

Carta abierta a Rafael Hernando

Racismo e islamofobia

Roderic

La verdad sea dicha, señor Hernando, es que pocas cosas pueden sorprendernos de su verborrea habitual en los medios de comunicación ejerciendo de político pandillero como portavoz del primer partido del estado español imputado por corrupción. Pero sus últimas declaraciones sobre el velo islámico me permiten escribirle esta carta abierta.

Comienza usted, señor Hernando, diciendo que siempre acatan las decisiones de la justicia obviando cuando se permitió llamar “pijo ácrata” al juez Santiago Pedraz por archivar la causa contra los manifestantes del 25-S, que protestaron contra la política de recortes del PP. En este caso, su acatamiento de las sentencias se refiere a que en un caso particular, de un país en concreto, por sus leyes específicas, se sentencia por parte de un tribunal europeo que un empresario puede prohibir el velo islámico e intenta hacer una correspondencia a que se puede prohibir en general el velo islámico en todas las empresas. Evidentemente, esta sentencia no puede poner en duda el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que dice que toda persona tie-ne derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Sigue usted, señor Hernando, en otra de sus delirantes intervenciones, recordándonos que llevar velo, como hacen muchas mujeres musulmanas, es cosa de las abuelas. No es que haya recurrido usted en este caso al exabrupto insultante que utilizó contra las víctimas del franquismo afirmando que los familiares de los 150.000 enterrados en cunetas se preocupaban por ellos porque buscaban subvenciones o cuando comparó la bandera republicana con la franquista o ligó a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) con asociación terrorista, por citar solo algunos ejemplos. En este caso, señor Hernando, al referirse a las mujeres musulmanas que usan velo, cuando las quiere devaluar comparándolas con nuestras abuelas, se equivoca ya que, lejos de ofenderlas, las está elogian-do. Nuestras abuelas, (llevaran velo o no), “fueron mujeres buenas, humildes y llenas de dulzura, que pudieron ejercer el voto por primera vez, que supieron sacar adelante a sus familias en los años del hambre y la guerra civil, y que solo se merecen nuestra admiración, por su ejemplo, su entrega y su sacrificio. Mujeres que soportaron una dictadura, que trabajaron en casa o fuera de ella, que supieron amar y dar esperanza en una España cercada por la mediocridad y la vulgaridad”.

Rizando ya el rizo de la incongruencia, se atreve a verbalizar que la utilización del velo islámico discrimina a la mujer y minusvalora su condición. Pero lo que en realidad quiere el señor Hernando no es otra cosa que fomentar la obsesiva mirada al cuerpo de las musulmanas y su forma de vestir, como signo rancio del etnocristianismo y que viene sien-do, desde el siglo XIX, la excusa para marginar, oprimir y controlar la libertad de las mujeres, sin entender -porque no quieren hacerlo- que la vestimenta de las musulmanas carece de simbología religiosa porque no hay cabida a los símbolos religiosos en el islam y puede representar otras muchas cosas, desde la reivindicación cultural hasta su lucha visual contra la islamofobia que usted y los suyos representan.

Señor Hernando debería pedir disculpas a las abuelas y a las mujeres musulmanas, usen velo o no, y aprender un poco de ellas. Y, aunque sea pedir peras al olmo, pedirle que estos ataques, a los casi un millón de españoles y de españolas de religión islámica, no vuelvan a repetirse, y menos aún en el caso de las mujeres. Aunque sabemos perfectamente que la islamofobia, que usted representa de acuerdo con su ideología, es una for-ma de racismo. Y que las estructuras racistas operan en infinidad de planos (violencia física, económica, de clase, etc…) que, a su vez, utilizan estas violencias para mantener el sistema de desigualdades y relaciones jerárquicas. Que a la postre son lo suyo.

Top
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más detalles…