Los bomberos denuncian que no hay efectivos para atender más de una intervención a la vez

Jueves, 30 Marzo 2017
Autor:
Imagen de archivo de los bomberos rescatando a la conductora de un coche accidentado Cablemel Media

La ‘Asociación de Bomberos Profesionales’ denuncia que con la actual plantilla no se puede atender más de un fuego a la vez. “Si surge otra intervención, no queda nadie”, asegura a Cablemel Media  Bernardo Castillo, el presidente de la asociación.  

En este momento, la plantilla de servicio de prevención y extinción de incendios de Melilla cuenta con 68 bomberos-conductores más los mandos. Según el Acuerdo Marco del Ayuntamiento, cada profesional debe hacer un total de 58 servicios de 24 horas al año, lo que supone que en cada turno haya siete bomberos-conductores y dos operarios de comunicaciones, el mínimo legalmente establecido.

Castillo asegura que, con esta dotación, cuando se sale a sofocar un incendio en el parque no queda nadie, por lo tanto, si surgiera cualquier otra intervención no habría personal para solventarla.

La plantilla, comenta, no crece desde hace años a pesar de que el número de habitantes de la ciudad es mayor, las competencias son más que antes y los edificios han aumentado en altura y cuentan también con trasteros y aparcamientos bajo tierra.

El presidente de la asociación describe que en una intervención, de los siete bomberos que componen la salida, tres son conductores que no pueden abandonar los vehículos, puesto que tienen que manejar el movimiento de la escala o la presión del agua. “El trabajo puro y duro lo atienden sólo cuatro bomberos”. 

Castillo considera que lo conveniente sería que la plantilla creciera en unos 20 efectivos; de esta forma, dice, en cada turno se podría contar con un equipo más compuesto por cuatro bomberos-conductores y un mando. Advierte que antes no ocurría, pero de un tiempo a esta parte son cada vez más frecuentes incidentes simultáneos. La pasada semana, un compañero fuera de servicio, que se encontraba casualmente en el cuartel, tuvo que acudir a forzar una puerta para que los servicios sanitarios pudieran atender a una persona que se encontraba en parada cardiaca. El turno estaba sofocando un incendio en una vivienda.

Denuncia también que en todo el tiempo que él lleva en el Cuerpo apenas si se han podido dar cursos de formación como exige la ley, debido, precisamente, a esta escasez de personal. Si parte del equipo tuviera que asistir a un curso en horas de trabajo, comenta, no habría casi nadie para atender un incidente. 

Top
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más detalles…