Continúan las entradas de inmigrantes tras las amenazas de Marruecos

Lunes, 27 Febrero 2017
Autor:
Varios de los subsaharianos que llegaron en patera el pasado viernes a Melilla Cablemel Media

Casi 800 inmigrantes han llegado a Ceuta en febrero saltando la valla, 18 a Melilla y, entre el viernes y este pasado domingo han cruzado en patera a España 185 subsaharianos - 11 de ellos a nuestra ciudad-  otros 34 fueron rescatados por la Marina Real Marroquí.

El grifo de la inmigración parerce ser que continúa abierto desde que hace 20 días el ministro de Agricultura marroquí, el empresario Aziz Ajanuch, advirtiera en un comunicado de que los obstáculos en la negociación agrícola y pesquera de su país con la Unión Europea podría conllevar el riesgo de un reinicio del “flujo migratorio”.

En declaraciones a EFE ese mismo día, Aziz fue aún más claro. “¿Cómo queréis que hagamos el trabajo de bloquear la inmigración africana y hasta la marroquí si hoy Europa no quiere trabajar con nosotros?”

El ministro de Agricultura, amigo personal de Mohamed VI, le recordaba a Europa que el problema de la inmigración es “muy costoso para Marruecos y Europa debe apreciarlo en su justo valor”.

El mismo día de las declaraciones del alto cargo marroquí, 18 subsaharianos entraron en Melilla en un salto muy violento protagonizado por más de un centenar de inmigrantes. Un guardia civil y una transeúnte resultaron heridos. Diez días después, vulneraron las vallas de Ceuta 500 inmigrantes, y el 20 de febrero otros 300.

Un militante de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) que estaba de servicio la noche del 17 asegura que observó a través de las cámaras de seguridad cómo los inmigrantes se aproximaron a la alambrada sin que las fuerzas de vigilancia marroquíes se inmutaran pese a pasar junto a sus campamentos. El secretario general de la organización sindical, Omar Mohamed, en declaraciones al diario El País, manifestó que “Marruecos ha bajado el ritmo considerablemente, se está distanciando de la cooperación”.

Todavía no ha terminado febrero y los inmigrantes siguen llegando. Tras el temporal de levante que azotó Alborán la pasada semana, el domingo, con la mar en calma, han arribado a las costas andaluzas 174 subsaharianos que viajaban en cinco pateras. El viernes, 11 personas entraban a través de este mismo método por la cala melillense de Galápagos.

Casualidad o no, lo cierto es que las advertencias existieron y que Marruecos está pendiente de que los tribunales europeos dictaminen si este país tiene derecho a explotar los recursos naturales del Sahara Occidental anexionado en 1975 por el reino alauita. Una forma de presión a las instancias judiciales de Bruselas por parte del Ejecutivo marroquí que, según el ministro de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Salem, utiliza contra Europa. Afirma, según cita el rotativo madrileño, que la “supuesta colaboración” se traduce en un “chantaje” permanente por parte de Rabat. Añade que “es absolutamente imposible que se produzca en Marruecos una concentración de personas al lado de la bahía de Ceuta y Melilla sin que la gendarmería dé su luz verde”.

Hace unos días, otro diario español, El Confidencial, afirmaba que el comunicado marroquí era una “amenaza a la Unión Europea” en la que se venía a pedir a los europeos que ignoraran la sentencia de la corte de Justicia de diciembre en la que se indica que el Sahara Occidental no pertenece a Marruecos o, “de lo contrario, padecerán las consecuencias”.

Top
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más detalles…