Plaza de la Goleta nº 5 - local 1
(Antiguo Edificio de Corea) Melilla Tlf.: 951 44 23 11

 

Clases de té

Té blanco.

Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Baja el riesgo de padecer cáncer. Previene los infartos. Disminuye los niveles de colesterol en la sangre, sobretodo la lipoproteína de baja densidad (LDL). Protege la dentadura de las caries. El poder antioxidante del té en muchos casos es superior a la de las frutas y verduras. Previene infecciones. Combate la fatiga. Estimula las defensas y el funcionamiento mental. Evita el paso del azúcar a la sangre. Bebida natural que no engorda, no contienen azúcar ni calorías. Sabor agradable. El auténtico té no contiene conservantes ni colorantes por lo que su consumo no está contraindicado en ningún caso (salvo casos puntuales de alergia). Además el té blanco es el que menos cafeína contiene, la mitad que el té verde. Es decir puedes convertirlo en un sustituto del café mucho más relajante. Es el antioxidante más potente de la naturaleza 100% más eficaz en la lucha contra el envejecimiento y diversas enfermedades.

Té verde.

Es un poderoso antioxidante. El alto contenido de catequinas e isoflavonas del té verde lo transforman en un perfecto aliado para luchar contra el envejecimiento, colaborar con la circulación y evitar el endurecimiento de las paredes arteriales, entre muchos otros beneficios. Previene la caída del cabello. Aumenta la fertilidad. Para prevenir las enfermedades crónicas y degenerativas. Es anticancerígeno. Ya son muchas las investigaciones sobre el té verde en ayunas que fundamentan esta propiedad. Se cree que esto se debe, también, a su gran contenido de antioxidantes. Estimula la inmunidad. Controla la diabetes. Puede llegar a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 1 y además puede retrasar su progresión. Calma las alergias. Previene el glaucoma y otras afecciones de la vista. Combate problemas de próstata. Su gran capacidad de regenerar tejidos es conferida por su contenido rico en catequinas, que le brindan su poder antioxidante. Por esta razón, se ha comprobado que el té verde puede reducir hasta en un 50 por ciento el riesgo de contraer cáncer prostático. Controla el vitiligo. Al parecer, una proteína que se encuentra en el té verde protege a las células sanas de la piel para que no sean atacadas por el sistema inmunológico y no se formen más manchas blancas en la misma. Disminuye los síntomas de lupus. Elimina verrugas genitales o VPH. Previene el Alzheimer.

Té negro.

Alto contenido en antioxidantes, aunque en cantidades menores que el té blanco o el té verde. Gracias a su contenido en flavonoides es útil para mejorar la capacidad tanto de dilatación como de contracción de los vasos sanguíneos. Reduce el riesgo de padecer ataques cardíacos. Ayuda a que el colesterol HDL (colesterol bueno) no se oxide. Previene la formación de las caries dentales. Alto contenido en antioxidantes, sobretodo flavonoides. Por ejemplo, una taza de té negro aportan 200 mg. de este rico y beneficioso antioxidante. Rico en minerales, como el calcio, cromo, magnesio, hierro, potasio o fósforo, entre otros.

Té rojo.

El té rojo previene la retención de líquidos y ayuda a eliminar las toxinas presentes en la orina. Favorece la digestión. Reduce el colesterol. Adelgaza. Sirve para aumentar la actividad del sistema nervioso, lo que ayuda a mejorar el humor cada día y a evitar depresiones. Ideal para el sistema inmunológico. Bastantes cualidades curativas.

Rooibos.

La planta de rooibos es la única fuente conocida de aspalathin, un potente antioxidante que podría desempeñar un importante papel en la lucha contra varias enfermedades.
- Trastornos digestivos e intestinales. Esto se debe a que posee propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que alivian los dolores relacionados con los cólicos gástricos, las flatulencias o gases, el estreñimiento y la diarrea. Si lo tomas luego de las comidas, también sirve para ayudar a la digestión y evitar la típica acidez producida por la gastritis.
- Dientes y huesos. Este beneficio se relaciona con que el té rooibos tiene un alto contenido de magnesio, fluor y calcio, tres sustancias que son indispensables para que la dentadura y toda la estructura ósea se mantengan fuertes.
- Envejecimiento. Su alto contenido de flavonoides, quercitina, vitamina C y otros antioxidantes hacen que el té rooibos sea un excelente remedio para combatir los radicales libres.
- Problemas de la piel. Debido a su poder antioxidante, al consumir regularmente té rooibos puedes aliviar algunas afecciones de la piel comunes, como la dermatitis del pañal, el eczema, las alergias y otros tipos de irritaciones.
- Perder peso. El té rooibos es un diurético suave, gracias a que nivela el sodio y el potasio de tu organismo. Debido a esta propiedad, ayuda a prevenir y eliminar la retención de líquidos.
- Alergias. Debido a su aporte de antioxidantes y fitoquímicos, actúa como antihistamínico.
- Salud del corazón. Este beneficio se debe a su poder antioxidante y a su capacidad para regular el colesterol, una de las principales causas de los problemas coronarios.
- Diabetes. Trabaja activamente en la regulación de los niveles hormonales de los diabéticos, disminuyendo los niveles de azúcar en la sangre.

Infusiones varias.

Las infusiones son bebidas totalmente sanas, saludables y naturales que permiten disfrutar de todos los beneficios y propiedades de las plantas medicinales, y de todo el saber que, a fin de cuentas, nos brinda la fitoterapia. Desde muy antiguo, tomar infusiones se convirtió en un remedio útil e interesante para tratar infinidad de trastornos, molestias e incluso enfermedades. Para la gripe, el resfriado, la tos, el dolor de garganta, las molestias estomacales, gases… Existen una buena variedad de infusiones para la salud que pueden convertirse de hecho en un remedio natural y alternativo. Y es que, ¿no es un auténtico placer sentarse a leer un poco mientras saboreamos una deliciosa infusión caliente en un día frío?